Noticias


Minicuestionario: Antonio Aravena, de Rothhammer

5 de Junio, 2012

Publicado en: Artículos Cultura Entrevista Noticias Opinión

Antonio Aravena

Parece un manifiesto. Y lo más probable es que lo sea. En estas 10 respuestas –o más bien declaraciones–, Antonio Aravena deja claro que el emprendimiento microcervecero se trata de un negocio a largo plazo, cargado de orgullo, calidad y pasión.


¿Cuál fue tu primer acercamiento con la cerveza?

El primer contacto fue con Malta Morenita, pero la que me marcó fue Scaldis.

¿Cuál es tu estilo favorito?
Double IPA , old ale e imperial stout. En general las que pueda guardar.

¿Cómo es la cerveza ideal?
De amargor potente, cuerpo medio y alcohólica, pero bien integrada (que haya madurado lo suficiente).

¿Qué es lo que más te gusta de la cerveza?
La versatilidad y gran cantidad de estilos con que podemos sorprendernos.

¿Cuál es la cerveza más extraña/compleja que has probado?
Black Hole de Mikkeller, Alba Scotch Pine Ale, Yeti Imperial Stout de Great Divide, Hoptilicus de Beer Here.

¿Por qué decidiste ser parte de una cervecería?
Es un mundo fascinante que te agarra y sin darte cuenta estás enamorado. Es una causa muy potente. Quise compartir eso con la gente, abrir camino para todos los pequeños productores. Me cansé de las malas cervezas.

¿Cuáles son las proyecciones de Rothhammer en 2012 (en variedad, inversión y diferenciación)?
Nuestra cervecería pretende seguir haciendo buenas cervezas. También tenemos una sorpresa para todos nuestros seguidores. El crecimiento no es algo forzado, para nosotros es construir una historia que esperamos mirar en unos años y sentir el mismo orgullo que ahora.

¿Alguna cerveza rara que te gustaría hacer?
Estamos trabajando en varias recetas que nos quitan el sueño. Pronto.

¿Cómo ves el gusto del consumidor nacional de cervezas?
Es necesario separar al conocedor y aprendiz, del bebedor de volumen. El primero está abierto a la exploración, es muy exigente en calidad e información. El conocedor busca complejidad y carácter, y de paso educan a su círculo cercano. Sin embargo, un gran porcentaje está en cierta oscuridad involuntaria, una ceguera industrial. Lo interesante es que la tendencia está cambiando y todos los microproductores y conocedores debemos promover eso.

¿Qué le falta al mercado cervecero nacional? ¿O qué le sobra?
Falta seriedad. Hacer una cerveza y venderla puede ser muy gratificante y romántico, pero es un apostolado. Por otra parte, invertir millones y no poseer el espíritu cervecero es también algo que con el tiempo te mata. Falta visión de largo plazo, es más importante construir una marca que ganar unos billetes en una feria. Vender productos defectuosos es muy dañino para la industria local, y después nos preguntamos ¿por qué la gente toma cervezas industriales? El éxito de las cervecerías es consecuencia del buen trabajo. Esto es para cerveceros comprometidos, no para empresarios ambiciosos. Innovación y calidad siempre.

Sobre el autor

admin
admin

Relacionados

Tu opinión

En este espacio puedes dar tu opinión. Siempre manteniendo un clima de respeto y buen trato a los demás.
Cualquier comentario que no siga esta norma, será eliminado.