Noticias


¡Aún hay cerveza, ciudadanos!

6 de Agosto, 2010

Publicado en: Noticias

budapest caramagnola

Si usted, querido lector, es tan aficionado a la cerveza como nosotros, habrá seguido con atención la polémica que tiene a los vecinos de calle Bilbao en pie de guerra contra los dueños de los bares y restaurantes que funcionan por esa avenida, entre las calles Eliecer Parada y Troncos Viejos. Si se perdió algún detalle de la pelea o simplemente no se enteró, le contamos de qué se trata el escándalo.

El 25 de junio pasado el concejo municipal de La Reina, luego de recibir reiteradas quejas de los vecinos por la conducta de los clientes que concurren a los establecimientos del sector, decidió no renovar las patentes a cinco bares y un minimarket que funcionan ahí desde hace más de cuatro años (Budapest, el más antiguo de los establecimientos, lleva 10 primaveras instalado en la misma esquina.)

Autos en las veredas, robos y suciedad es lo que denuncian los vecinos. El alcalde Luis Montt habla de “bullanga y pelotera permanente”. Los comerciantes, por su parte, alegan no poder hacerse responsables de la conducta de sus clientes fuera de los locales y están dispuestos a negociar.

“La junta de vecinos tenía tres puntos que le molestaban. El primero era la seguridad del sector, por lo cual la municipalidad colocaría una caseta en la esquina con dos guardias municipales, pagado por nosotros. El segundo era el de los estacionamientos en las calles aledañas y propusimos que por la primera pista de la calzada sur de Bilbao, entre Tobalaba y Américo Vespucio, se pudiera estacionar por las noches. (…) El tercer punto era el horario de cierre de los locales. La Ley de Alcoholes nos permite cerrar a las 4 ó 5 hrs., pero jamás cerramos a esas horas. Los viernes, que son los días más concurridos, a las 00:30 hrs. el público ya empieza a hacer retirada y a las 2:30 hrs. está cerrado. Nos comprometimos a cerrar máximo a esa hora”, declaró Guillermo Allan, dueño del Budapest, al diario La Nación.

Finalmente las partes no llegaron a un acuerdo y la municipalidad, luego de que el concejo votara la no renovación de las patentes (que venció el 31 de julio), decretó una prohibición de vender alcohol. La desazón cundió entre los comerciantes -que veían hundirse sus negocios- y los parroquianos que semana a semana llegaban para disfrutar de la amplia oferta de cervezas artesanales.

Un día solamente duró el desánimo.

Ayer, jueves 5 de agosto, Día Internacional de la Cerveza, la Corte de Apelaciones de Santiago decidió acoger un recurso de protección presentado por los comerciantes del sector en contra de la decisión municipal y emitió una orden de no innovar (algo así como un “1,2,3 momia” judicial) que revierte el dictamen edilicio y les permite a los locatarios del barrio cervecero seguir vendiendo sus refrescantes birras mientras dure el proceso judicial.

¿Se habrá inspirado la Corte en la ilustre fecha para acoger el grito de auxilio de los cerveceros? Quién sabe. Lo seguro es que los aficionados que lleguen hasta su esquina regalona de Bilbao podrán, por ahora, seguir disfrutando de uno de sus pasatiempos favoritos.

Sobre el autor

TomoCerveza on FacebookTomoCerveza on InstagramTomoCerveza on Twitter
TomoCerveza
TomoCerveza
Nos tomamos la cerveza. En serio.
Comunidad de amantes de la cerveza. Buscamos potenciar el mercado cervecero chileno desde el 2010. Los invitamos a participar.

Relacionados

Tu opinión

En este espacio puedes dar tu opinión. Siempre manteniendo un clima de respeto y buen trato a los demás.
Cualquier comentario que no siga esta norma, será eliminado.